El FC Barcelona celebrando el tanto de Frenkie De Jong
El FC Barcelona celebrando el tanto de Frenkie De Jong©Maxppp

 

Dos clubes unidos por Diego Armando Maradona se veían las caras en la ronda preliminar de Europa League. Un Nápoles con opciones a llevarse la Serie A recibía a un FC Barcelona en reconstrucción tras el adiós de Leo Messi, el sucesor espiritual del Pelusa. Con el 1-1 de la ida, en el Estadio Diego Maradona se viviría un partido de altos vuelos.

Los de Xavi empezarían el partido con un gran ímpetu. En cuestión de minutos, el Barça dejaría la eliminatoria casi sentenciada. Una contra de Adama Traoré sería finalizada por Jordi Alba. Minutos después, Frenkie De Jong anotaría uno de los goles más bonitos de su carrera, un derechazo con efecto que entraría por la escuadra defendida por Alex Meret.

El Barça controla el partido

Los napolitanos se acercarían gracias a un penalti convertido por Lorenzo Insigne tras una carrera al espacio de Victor Osimhen, el único peligro de los hombres de Luciano Spalletti. A partir del gol local, el partido empezaría a perder el control, con los culés lanzando ataques rápidos sin pasar por el centro del campo y los partenopeos buscando a Osimhen en largo.

Ya al filo del descanso, una genialidad de Gerard Piqué volvería a poner tierra de por medio en la eliminatoria. En la reanudación, el Barça bajaría las revoluciones al partido, tocando más en la zona ancha del campo y buscando a Traoré en 1 contra 1 frente a Mário Rui.

Con el paso de los minutos, el control blaugrana se haría evidente, culminando la superioridad frente al Nápoles con un gran gol de Aubameyang a pase de Adama Traoré, en el que Frenkie De Jong, con una dejada, engañó a la zaga partenopea. El 1-4 en el marcador daría calma al Barça, que veía certificado su presencia a los octavos de final de Europa League, con lo que significa a nivel económico y de proyecto deportivo.

Sin embargo, en los últimos minutos, un gol de Matteo Politano daría esperanzas a una afición que nunca deja de creer en las posibilidades de su equipo. La ventaja de 2 goles sería demasiado grande como para que los sureños pudieran soñar en llegar a la prórroga, en una reacción insuficiente para el combinado napolitano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.